Download El Dia D. La batalla de Normandia by Beevor Antony PDF

Download El Dia D. La batalla de Normandia by Beevor Antony PDF

By Beevor Antony

Show description

Read or Download El Dia D. La batalla de Normandia PDF

Best spanish books

El rechazo de las minorías. Ensayo sobre la geografía de la furia

En este lúcido análisis, Arjun Appadurai estudia los peligros del etnicismo nacionalista, l. a. creación de miedos y recelos entre las mayorías y las minorías que conforman cualquier sociedad y el surgimiento de nuevos colectivos (desde organizaciones no gubernamentales hasta grupos terroristas) situados al margen de l. a. clásica vertebración estatal.

Additional resources for El Dia D. La batalla de Normandia

Example text

Pero para los que se vieron obligados a saltar sobre zonas anegadas, la opción de ese escondite debió de provocarles un disgusto añadido. Los soldados se ajustaban al máximo las botas, las correas y los tirantes, como si éstos formaran una especie de armadura que les sirviera de protección en el combate que estaba a punto de producirse. Los paracaidistas también fueron a por más munición: iban cargados hasta los topes. Su mayor temor era encontrarse con el enemigo y tener el fusil descargado. Llevaban cartucheras colgadas cruzando el pecho al «estilo Pancho Villa», cantimploras llenas hasta el borde y sacos con calcetines y mudas de repuesto.

15 Por otro lado, se advirtió a las tropas aliadas que no ofendieran la sensibilidad de los franceses cuando desembarcaran. En un panfleto se les pedía que evitaran hacer referencia alguna a la humillante derrota sufrida por Francia en 1940. «Gracias a los chistes sobre el Con la Cruz de Lorena a cuestas 23 "Alegre Paguí", etcétera», añadía, «se ha difundido la falsa creencia de que los franceses son un pueblo alegre, frivolo, sin moral y con pocas convicciones. 16 El gabinete de guerra de Churchill se dio cuenta de que había que invitar al líder francés a Gran Bretaña para informarle acerca del Día D.

Soy más joven que tú, soy marino y, como rey, soy el jefe de los tres ejércitos. 4 Churchill, en una reacción «picajosa»5 al ver sus deseos frustrados, ordenó que su tren privado, en calidad de cuartel general móvil, estuviera cerca de Eisenhower. Brooke anotaría el siguiente comentario en su diario: «Mientras tanto Winston se ha subido a su tren y se dedica a visitar la zona de Portsmouth. 6 Hubo un momento estupendo la víspera del Día D. Llegó la noticia de que las fuerzas aliadas al mando del general Mark Clark estaban entrando en Roma.

Download PDF sample

Rated 4.42 of 5 – based on 11 votes
Comments are closed.