Download El Celoso Extremeno The Jealous Old Man from Extremadura by Miguel de Cervantes Saavedra PDF

Download El Celoso Extremeno The Jealous Old Man from Extremadura by Miguel de Cervantes Saavedra PDF

By Miguel de Cervantes Saavedra

Show description

Read Online or Download El Celoso Extremeno The Jealous Old Man from Extremadura (Coleccion Clasicos De La Literatura Latinoamericana Carrascalejo De La Jara) PDF

Similar spanish books

El rechazo de las minorías. Ensayo sobre la geografía de la furia

En este lúcido análisis, Arjun Appadurai estudia los peligros del etnicismo nacionalista, los angeles creación de miedos y recelos entre las mayorías y las minorías que conforman cualquier sociedad y el surgimiento de nuevos colectivos (desde organizaciones no gubernamentales hasta grupos terroristas) situados al margen de los angeles clásica vertebración estatal.

Extra info for El Celoso Extremeno The Jealous Old Man from Extremadura (Coleccion Clasicos De La Literatura Latinoamericana Carrascalejo De La Jara)

Sample text

En efeto, la conclusión de la plática de los dos fue que él condecendería con la voluntad della, cuando ella primero le entregase a toda su voluntad a su señora. Cuesta arriba se le hizo a la dueña ofrecer lo que el músico pedía; pero, a trueco de cumplir el deseo que ya se le había apoderado del alma y de los huesos y médulas del cuerpo, le prometiera los imposibles que pudieran imaginarse. Dejóle y salió a hablar a su señora; y, como vio su puerta rodeada de todas las criadas, les dijo que se recogiesen a sus aposentos, que otra noche habría lugar para gozar con menos o con ningún sobresalto del músico, que ya aquella noche el alboroto les había aguado el gusto.

35 -Si eso ha de ser así -dijo la ignorante Leonora-, ¿qué medio se dará para que entre acá dentro el señor maeso? -Bueno -dijo Loaysa-: vuesas mercedes pugnen por sacar en cera la llave desta puerta de en medio, que yo haré que mañana en la noche venga hecha otra, tal que nos pueda servir. -En sacar esa llave -dijo una doncella-, se sacan las de toda la casa, porque es llave maestra. -No por eso será peor -replicó Loaysa. -Así es verdad -dijo Leonora-; pero ha de jurar este señor, primero, que no ha de hacer otra cosa cuando esté acá dentro sino cantar y tañer cuando se lo mandaren, y que ha de estar encerrado y quedito donde le pusiéremos.

Qué honra? -dijo la dueña-. ¡El Rey tiene harta! Estése vuesa merced encerrada con su Matusalén y déjenos a nosotras holgar como pudiéremos. Cuanto más, que este señor parece tan honrado que no querrá otra cosa de nosotras más de lo que nosotras quisiéremos. -Yo, señoras mías -dijo a esto Loaysa-, no vine aquí sino con intención de servir a todas vuesas mercedes con el alma y con la vida, condolido de su no vista clausura y de los ratos que en este estrecho género de vida se pierden. Hombre soy yo, por vida de mi padre, tan sencillo, tan manso y de tan buena condición, y tan obediente, que no haré más de aquello que se me mandare; y si cualquiera de vuesas mercedes dijere: ''Maestro, siéntese aquí; maestro, pásese allí; echaos acá, pasaos acullá'', así lo haré, como el más doméstico y enseñado perro que salta por el Rey de Francia.

Download PDF sample

Rated 4.18 of 5 – based on 43 votes
Comments are closed.