Download El satiricón by Petronio PDF

Download El satiricón by Petronio PDF

By Petronio

Traducción, introducción y notas de Lisardo Rubio Fernández

Show description

Read or Download El satiricón PDF

Similar ancient & medieval literature books

Decimus Laberius: The Fragments

It is a newly revised, serious textual content of the fragments attributed to the Roman knight and mimographer Decimus Laberius, a witty and crudely satirical modern of Cicero and Caesar. Laberius could be the main celebrated comedian playwright of the past due Republic, and the fragments of performs attributed to him contain the overpowering majority of the extant facts for what we conventionally name 'the literary Roman mime'.

Traditions and Contexts in the Poetry of Horace

This selection of freshly commissioned essays covers the full variety of the works of an incredibly flexible and leading edge poet. The essays introduce readers to a number of serious ways to Horace and to Latin poetry, in addition to a few assorted contexts--political, philosophical, old.

The story of the Roman people : an elementary history of Rome

In contrast to another reproductions of vintage texts (1) we've not used OCR(Optical personality Recognition), as this ends up in undesirable caliber books with brought typos. (2) In books the place there are photographs resembling snap shots, maps, sketches and so forth we've got endeavoured to maintain the standard of those pictures, in order that they symbolize competently the unique artefact.

Extra info for El satiricón

Sample text

Por un lado había efectivamente tres mujercitas, por demás endebles en caso de intentar algo; por nuestra parte éramos también tres, que por lo menos éramos del sexo fuerte y, en todo caso, estábamos dis:puestos a cualquier eventualidad. Más todavía: yo ya había apareado las fuerzas 5 por si era preciso dar la batalla: yo haría frente a Cuartila, Ascilto a la sirvienta y Gitón a la doncellita. En aquel instante se derrumbó toda nuestra fortaleza; quedamos atónitos, y la muerte, que parecía insoslayable, empezó a velar con su sombra nuestros desventurados ojos.

Ción, pues me parecía ver ya formado el pollito. » Seguí, pues, ya a mano, quitando cáscara y me encontré con1 un papafigo rebozado con yema de huevo y pimienta. 34. s en manos de un coro de cantores. En el bullicio, un plato de postre se le fue 2 accidentalmente de la mano a un esclavo, que intentó recogerlo del suelo. Trimailción, que se dio cuenta de ello, mandó abofetear al esclavo y tirar otra vez aquel plato. Apareció en seguida el encargado de la limpieza 3 y se puso a barrer la plata. con los demás desperdicios.

0 que la vida de todos nosotros. De ahí la buena vidla que se da en casa: recibe en un día más escudos que otro cualquiera tiene de patrimonio. Por ejemplo, conozco un caso que le dio a ganar mil denarios de oro; pero si nosotros tuviéra- 14 mos cojones no saldría tan bien librado. La gente de hoy es así: leones en privado, gallinas en público. a, tendré que vender mi barraca. ¿Qué va a pasar si ni los dioses ni los hombres 16 se apiadan de esta colonia? Juro por la vida de mis hijos que. en mi opinión, todos nuestros males son un castigo de los dioses.

Download PDF sample

Rated 4.06 of 5 – based on 44 votes
Comments are closed.